Monasterio del Santísimo Corpus Christi y San Juan de la Cruz

HISTORIAS DE LA COMUNA 13

Los terrenos donde se encuentra el Monasterio del Santísimo Corpus Christi y San Juan de la Cruz fueron adquiridos en 1899 por el señor Bartolomé Churruca, quien los donó a la comunidad de San Juan de la Cruz de las “Carmelitas Descalzas”. El templo pertenece a la jurisdicción de La Castrense más conocida como la Parroquia Nuestra Señora de Lujan. La iglesia se terminó de construir en el año 1904 y se inauguró el 19 de marzo de 1905 y es parte de nuestra comuna 13 desde entonces, una edificación majestuosa que sobresalía del resto ya que en esos tiempos no había otras construcciones en los alrededores y son imperdibles sus murales y vitrales. Hoy pertenece a un monasterio de Carmelitas Descalzas, quienes venden allí artesanías, ya que esta orden es mendicante (Que vive únicamente de la limosna de los fieles y del trabajo). La Madre Carmen del Sagrado Corazón es la fundadora y su realización la propuso la religiosa hasta que se pudiese fundar el primer convento de frailes de Buenos Aires. San Juan de la Cruz, es conocido especialmente por sus escritos. Se lo considera como una figura importante en la reforma católica, también trabajó con Santa Teresa en la reforma de la Orden Carmelita, y juntos la fundaron. El origen de La orden de Carmelitas Descalzas proviene de la previa «Orden de los Hermanos de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo», también llamada Orden de los Carmelitas, es una orden religiosa católica que surgió alrededor del siglo XII cuando un grupo de ermitaños, inspirados en el profeta Elías, se retiraron a vivir en el Monte Carmelo, considerado el jardín de Palestina. La idea fue construir una iglesia que dedicaron a su patrona, la Virgen María, a quien veneran como Nuestra Señora del Monte Carmelo. Tomaron así el nombre de Orden de los Hermanos de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo. La Orden de los Carmelitas Descalzos, nació en España en el siglo XVI por la reforma que Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz hicieron de la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo. La nueva regla buscó retornar a la vida centrada en Dios con toda sencillez y pobreza, como la de los primeros eremitas, que seguían el ejemplo del profeta Elías. Es inevitable admirar el edificio ya que destaca en toda la cuadra y manzana y sea uno religioso o no, es un espacio que motiva la curiosidad para entrar a conocer y ver la imponencia que tiene la estructura, la misma está ubicada en Amenábar 464 y Jorge Newbery en el barrio de Colegiales.

Más de Miguel Ángel Cataudella
Hotel Watson la tragedia
Historias de la comuna 13
Leer más
Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *